No te rindas por favor, no cedas, aunque el frío queme, aunque el miedo muerda, aunque el sol se esconda, y se calle el viento, aún hay fuego en tu alma, aún hay vida en tus tus sueños. Porque la vida es tuya y tuyo también el deseo, porque esta es la hora y el mejor momento.

M. Benedetti